sábado, 27 de abril de 2013

MICRORRELATOS II: Cuidar la cabeza


Este microrrelato está inspirado en una experiencia de alguien desconocido a vosotros (no, a mí no me ha pasado) y me ha parecido muy interesante contarlo aquí, pero eso sí, dandole otro enfoque (iniciativa de esta sección) esta vez, dandole un enfoque femenino. Pues eso, ¡cuidense la cabeza!
________



Camino del trabajo iba yo con el disfraz de todos los días, vestido apretadito y escotado del gusto de los altos directivos. Por si te lo estás preguntando: no, no soy chica de compañía, solamente una secretaria que pasa sus dias enclaustrada entre una mesa y una silla, y que solo me levanto a hacer fotocopias, y llevar y traer cafés. Pues a lo que iba, que estaba yo camino del trabajo con los auriculares puestos y con música a todo trapo, y whatsappeando con mi cuñada Inés, que por cierto, es una pesada de las redes, hablando de qué ibamos a preparaR para el cumpleaños de mi hermano, y no nos poníamos de acuerdo. Ella quería un fin de semana en un hotelito de las afueras, con spa y demás lujos, pero no me gustaba, porque era el cumpleaños de mi hermano y no de ella, si quería su fin de semana, se lo tendría que pagar ella. Yo era más de la visión de una gran fiesta sorpresa, llamar a todos los amigos de la infancia de mi hermano y pasarnos la noche reencontrando viejas historias, al fin y al cabo uno no cumplía los treinta años todos los días. Y en eso de que estaba yo contradiciendo a Inés y riéndome para mis adentros, el metro donde estaba canta mi parada, que con los cascos no oigo, pero como ya la conozco de haber pasado por ahí miles de veces es algo mecánico. Tras darle unn par de cortes dialécticos a mi cuñada, guardo el móvil en el bolso y subo las escaleras del metro a la calle... y coño ¡¡una hostia en la cabeza!!

Desorientada (porque no a todo el mundo le dan una hostia en la cabeza al salir del metro) me paro aturdida, miro delante mía y me encuentro a un tipo de traje, tirado en el suelo tocándose la cabeza. Por lo menos no me Ha pasado a mí sola. Este chico realmente estaba más jodido que yo y no sabía lo que pasaba, es más, se miraba las manos tras tocarse la cabeza donde el golpe, para ver rastros de sangre de una posible brecha. Miro de nuevo a la salida del metro y veo que hay un camión al lado de la salida, y un tipo mantenía abierta la puerta izquierda de atrás, abierta sobre la salida del metro, ¡¡una puta puerta de camión sobre las escaleras de salida del metro!!

Y claro, como no está el día tonto, veo otro tío que salía detrás de mí del metro y que también había sufrido el mismo golpe, y que se agarraba la cabeza tras la hostia que se acababa de dar. En ese momento, sale la española temperamental que todos llevamos dentro y grito: "¡¡JODER, UN POQUITO DE CUIDADO COÑO!!". Y entonces resulta que el tipo del suelo, el que se dio la leche antes que yo, trabaja en mi misma empresa y que era muy majete (que hasta me dio las gracias por gritarle al tipo del camión).

Eché a correr, si el reloj de mi mano izquierda no se equivocaba, en unos minutos llegaría tarde al trabajo, y odiaba llegar tarde. Casi llegando al curro me puse a pensar y llegué a dos conclusiones. Uno: la gente que sufre las mismas adversidades y lesiones físicas, suele hacer piña y caerse bien (salvo si realmente se abren la cabeza), y dos: la salida de la farmacia de Mendez Álvaro es una puta mierda y es preferible salir del metro por el lado más alejado de la carretera.


_______

ACLARACIONES: Perdón por palabras como "hostia, puta" y cualquier otro taco que encontréis, no suelo emplearlo en mis escritos, pero creía que esta historia lo necesitaba. Y también disculparme por no haber justificado el texto, no sé porqué, pero no me dejaba.



4 comentarios:

  1. Hola!
    Me ha gustado mucho muy bueno y esas palabras no me han molestado ^^ Te sigo ^^ si quieres pásate por mi blog. Un besoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias!! Seguro que me paso y te sigo... Besis :D

      Eliminar
  2. Que mala surte que tanta gente se de en el mismo sitio X)
    Es una anécdota buenísima ;)

    Beseetees!

    www.infinityfair.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es más, suele pasar mucho, ¡un besico! :D

      Eliminar

No hay moderación de comentarios, por lo que te pido que comentes respetuosamente y sin hacer spam. Si faltas el respeto, borraré tu comentario y si haces spam, lo borraré igualmente.
Ante todo, gracias por comentar.
Besis :D